“Proyecto apoyado por el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes”

¿Por dónde vamos?

En 15 años La Lleca ha puesto en práctica o a echado a andar procesos de deseducación. Cómo aprendemos o cómo se nos hace creer en los sistemas jurídico y penal es una de las cosas que hemos desaprendido. También cómo encarnamos los mandatos, estereotipos y roles sexuales. Este año en colaboración de mujeres activistas Trans ponemos en operación una propuesta llamada “Antiescuela para las disidencias sexuales y de género”. En EEUU hay un movimiento antiescuela promovido por grupos ultraconservadores que implica llevar la educación a las casas, lugar donde la familia instruye a sus miembros lejos de las ideologías de género o de otras formas de contaminación social. Nuestra Antiescuela no se concentra en salirse del emplazamiento escolar institucional como una de sus premisas fundamentales, sino que busca de principio retorcer las dinámicas y procesos educativos tradicionales, progresistas o de vanguardia poniendo en el centro: el cuerpo, los afectos, las emociones, el gozo y la desobediencia. Estableciendo como ejes que la atraviesan toda: la lucha anticapitalista (y no sólo las ideas críticas del Capitalismo); las formas de resistencia y desmantelación/abatimiento del orden heteropatriarcal; y por ende una educación antirracista y anti colonial (completamente en contra de las repúblicas criollizadas de la llamada Latinoamérica).

aristotelescolores